De la Encarni Viva a La Interesá de Jesús: sin orden ni concierto, en iglesia a mediavela - Laila Tafur



Des de l'Església de la Magdalena de Ribadavia, on està en residència, Laila Tafur proposa un concert, en relació al seu projecte Carne de Canción, en residència aquest 2020 a La Caldera:

 

La carne, átomos caóticos que chocarán hasta la descomposición, en ocasiones suspendidos en un amuleto por obra y gracia de la fe y la subjetividad abstracta que se esconde en la estructura profunda de la materia. El tiempo aquí se invierte, se divierte, se subvierte: la llamada al orden de los fines y los medios, que decide aunar el horror-fulgor de la fiesta de lo florecido, de lo expirado, respirado y conspirado. De la carne viva, carne encendida, carne en llamas, carne magra malgastada, magreada, carne radiante, a la reliquia, a un cuerpo muerto enamorado del espíritu, que se reparte y convierte en valor de cambio del amor. Plusvalía del amor diseminada entre sus amantes, aumentando espectralmente la dimensión de una monja eléctrica: el brazo izquierdo y el corazón en Alba de Tormes, el pie derecho y la mandíbula en Roma, fragmentos del cráneo y dientes en San Pancracio, en Lisboa la mano izquierda, sin el meñique, que lo llevaron al monasterio de las Carmelitas en Portugal; en el monasterio de Madrid un trocito de carne con forma de corazón junto a parte del escapulario; las muelas en Toledo, Santiago y Puebla en México; en Ronda el ojo izquierdo y la mano derecha (la más popular), pero a la que le faltan algunos dedos repartidos por París, Roma, Ávila, Sevilla y Bruselas, esta última guarda también las clavículas. Morosas del amor, sujetadas a la deuda del esfuerzo por querer, aumentamos la inflación de los deshechos y con ella multiplicáronse las reliquias, los pedazos, los miembros, órganos, segmentos, etc. El alcance del cuerpo muerto supera a la carne viva, un pacto zombi con el tiempo, que desborda el hilo con el que tejió el sentido de lo más a lo menos. Amén.

 

 

Aquest concert forma part del projecte ARAR, propostes de la mà dels còmplices de celebreació dels 25 anys de La Caldera.