¿Cómo vas a mirar esto?



Begoña Donat escrivía aquest text amb motiu de la presentació de Heartbeat de Sandra Gómez a la sala Carme Teatre de València el passat mes de gener d’aquest mateix any, a Tendencias escénicas.

 

18/01/2017 - VALENCIA. Una propuesta de danza de tres horas de duración contradice los tiempos multitarea y multipantalla que vivimos. Es más, se puede encajar como una provocación. Y es esa mezcla de reto e increpación al espectador la que ha motivado a Sandra Gómez este cambio de tercio en su trayectoria. La coreógrafa y performer, curtida en legión de solos, escenifica el próximo 20 de enero en Carme Teatre Heartbeat, una propuesta en la que a los asistentes se les permite entrar y salir de la sala según sus necesidades. Ya sean de tipo fisiológico, ya marcadas por la fruición en las redes sociales.

 

“Estoy cómoda trabajando espectáculos unipersonales, así que me he sentido preparada para experimentar con el formato temporal y salir del típico solo que dura entre 45 minutos y una hora”, comparte Sandra, integrante, junto a Vicente Arlandis, de la compañía Losquequedan.

 

Heartbeate un trabajo muy austero en elementos escenográficos. Sus mimbres son el cuerpo, el espacio, el tiempo y el movimiento. El baile se apoya en una playlist de 180 minutos de éxitos del techno, el dance y la electrónica. La bailarina no trabaja una técnica concreta, sino que, a partir de la modulación y gestión de su energía, fundamental para no desfallecer, va alternando diferentes estilos. “Se puede observar como un viaje, un recorrido que atraviesa diferentes plasticidades del movimiento y que puede sonar a cuerpos distintos”, avanza.

 

Su formación en danza contemporánea aflora entre expresiones de la cultura más pop y callejera. Popping dance, krumping, uprock, y twerking se van improvisando en una coreografía que no está marcada.

 

El título de su espectáculo está presente a nivel sensorial. En el plano visual, una proyección de un electrocardiograma presenta el latido del corazón de Sandra a tiempo real. En el sonoro, tanto al arranque como al término de la función, la coreógrafa se sirve de un dispositivo doppler que amplifica el sonido de sus palpitaciones. Y, finalmente, en el táctil, se invita al espectador a poner la mano sobre el pecho de la performer y sentir el latir de sus entrañas.

 

“Durante esas tres horas, hago un ejercicio de permanencia en el escenario en el que le doy al espectador la opción de entrar y salir, pero detrás de este montaje, hay una apelación:  “¿Cómo vas a mirar esto?”. A la audiencia se le demanda una forma diferente de mirar”, expone Gómez.

 

 
  Corpografies | Sandra Gómez_Heartbeat

dissabte 17 de juny a les 20.30h i diumenge 18 de juny a les 19h