Iniciativa sexual femenina

Profile picture for user Iniciativa_sexual_femenina

INICIATIVA SEXUAL FEMENINA es un colectivo que nace en 2017 en el centro social autogestionado Can Vies, en Barcelona, con el deseo común de aproximarse a la danza contemporánea desde una perspectiva feminista, libertaria y antiacademicista. Está integrado por Elise Moreau (Francia, 1992), Elisa Keisanen (Finlandia, 1988) y Cristina Morales (España, 1985). 

2020
Residencia de creación

La mártir Felicitas

Siguiendo con la indagación sobre la noción de “cuerpo violento” que ya iniciáramos en nuestra pieza Catalina a través de la danza social que es el pogo, en el presente proyecto dirigimos nuestra atención al martirio, su estetización y su sexualización.

La mártir Felicitas parte de nuestra toma de contacto con el Museo de los Santos de Olot (Girona), en donde pudimos observar las estatuas-modelos y su sórdido destino sin glorificación ni estilización. Partiendo de lo que nosotras llamamos “la metodología del límite” (consistente en identificar nuestras limitaciones físicas y morales y en decidir si queremos o no sobrepasarlas), nos proponemos la construcción de un cuerpo no por sufriente menos politizado, no por embellecido menos deseoso de envilecerse.

Trabajaremos elementos de la cultura popular (música, baile social, ropa, modos de hablar, etc.) que consagran el sufrimiento como lugar de gozo o belleza. Su deconstrucción en códigos de movimiento será nuestro punto de partida.

Pintura: Sebastiano del Piombo, El martirio de Santa Águeda

2018
Residencia de creación
Residencia técnica

1_Tukahtua (Catalina)

En Iniciativa Sexual Femenina 1_Tukahtualas artistas Elise Moreau, Cristina Morales y Elisa Keisanen  problematizan los modos en que dan y reciben placer en tanto que mujeres sistemáticamente asediadas por el civismo heterosexual y monógamo. Valiéndose de las herramientas propias de la danza contemporánea y de la escritura fanzinera, así como de la novela de Morales Ni amo ni dios ni marido ni partido ni de fútbol (aún inédita), la consigna de la pieza es la búsqueda del placer y el esclarecimiento de las repercusiones que conlleva. 

En La Caldera nos encontramos en un momento de creación y descubrimiento intensivos: buscamos modos de darnos placer entre nosotras e individualmente a través de la danza, preguntándonos el impacto que esas sensaciones pueden tener en nosotras y en los espectadores.